¿Cómo comprobar si la presión de los neumáticos de su coche es la correcta?

La presión de los neumáticos de su automóvil es fundamental para conducir con total seguridad. Los neumáticos deben llenarse con la presión adecuada, de lo contrario, los riesgos para los conductores se vuelven muy altos. Averigüemos todo lo que hay que saber sobre el tema.

¿Cómo se mide correctamente la presión de los neumáticos de un automóvil y cuáles son las ventajas de mantener los neumáticos siempre bajo presión? Cada neumático es diferente de los demás y tiene su propio valor barométrico que se debe cumplir para una conducción satisfactoria y una mantenimiento del auto que evita el derroche innecesario de dinero. ¡Cuidamos los detalles y nuestro coche durará más!

¿Por qué comprobar la presión de los neumáticos?

Entre las ventajas de controlar periódicamente la presión de los neumáticos de su coche se encuentra sobre todo el factor económico. Los neumáticos, de hecho, tienden a desgastarse más fácilmente tanto si la presión del neumático es demasiado alta como si es demasiado baja.

El ahorro económico no es la única ventaja que se deriva del control constante de la presión de los neumáticos de un automóvil. Entre los que se informarán se encuentran:

  • mayor control del agarre en carretera y, en consecuencia, la seguridad del conductor y de los pasajeros;
  • la garantía de la durabilidad del neumático: la presión adecuada permite que el caucho no desgaste sus componentes como la banda de rodadura, por ejemplo;
  • la reducción del consumo de combustible: un neumático con buena presión tiene una mayor adherencia a la carretera y evita que el automóvil se vuelva demasiado pesado. ¿Una “presión” de goma? También reduce la fricción del asfalto contra el neumático durante la conducción, lo que permite que dure más con un importante ahorro de dinero.

¿Cuál es la presión correcta de los neumáticos?

¿Qué necesitas saber necesariamente sobre la presión de inflado de tus neumáticos para sentirte cómodo y tener siempre el coche al máximo rendimiento?

Ahí presión correcta para nuestros neumáticos garantiza una conducción segura. Revise la presión de los neumáticos de su automóvil una vez al mes cuando el neumático esté frío. Incluso antes de un viaje más largo o más corto, se recomienda encarecidamente un control de presión de los neumáticos: un pinchazo en la ciudad es peligroso, pero en la autopista puede convertirse en un gran problema.

Normalmente el valor de presión correcto Está indicado en el manual de uso y mantenimiento del vehículo, en el hombro del neumático o, nuevamente, en el costado de la puerta. El valor a buscar se llama valor de presión máximo permitido y cambios para cada neumático. Si realmente no puede recuperar esta información, comuníquese con su técnico de confianza.

Generalmente, la presión correcta se encuentra alrededor del 2 bares (barra: unidad de medida) para las ruedas delanteras y desciende alrededor del ????1.8 para los traseros. ¿¿A?? Es importante saber que este es solo un valor indicativo, el correcto solo lo puede dar el fabricante de los neumáticos instalados en el automóvil.

¿Qué puede pasar si el presión de llanta del coche no es el correcto?

Yo presión de llanta Si está bajo, entonces, puede correr el riesgo de que el neumático explote de repente.

Otro peligro es que una rueda flexible impide que el conductor conduzca correctamente porque dificulta el movimiento de la dirección. Cuando un neumático no está bajo presión, la resistencia de la banda de rodadura contra el asfalto aumenta y, por tanto, todo, desde frenar hasta girar la dirección, resulta más agotador. Las consecuencias son un aumento del espacio necesario para frenar (especialmente en condiciones de lluvia) y el riesgo de perder totalmente el control del coche en caso de aquaplaning.

Cuando la presión de los neumáticos del automóvil es demasiado baja, el peso del automóvil pesa más en la llanta y en el borde de la banda de rodadura de la rueda, consumiendo ambos.

La presión de los neumáticos del coche es demasiado alta: ¿qué sucede? Conducir con neumáticos demasiado inflados se vuelve complejo porque:

  • se pierde la adherencia del neumático al asfalto y, en consecuencia, se vuelve peligroso conducir y existe un fuerte riesgo de perder el control del automóvil;
  • los neumáticos pueden sufrir daños irreparables (así como las partes del coche) y será obligatorio sustituirlos con un gran desembolso económico. El principal peligro se refiere a la banda de rodadura y al hecho de que, a lo largo de la distancia, la goma y la llanta sufrirán una deformación inevitable.

Así que finalmente cuál es la presión correcta de los neumáticos?

En primer lugar, hay una diferencia notable entre la presión de los neumáticos de un automóvil equipado con neumáticos de invierno o de verano. Y la diferencia es, por supuesto, la temperatura exterior. Mientras que para los neumáticos de verano la presión adecuada es de unos 2-3 bar, los neumáticos de invierno deben tener necesariamente una presión más alta (estamos hablando de añadir 0,2 – 0,4 bar al valor mencionado anteriormente) porque el frío desinfla las ruedas.

¿Cómo se controla la presión de los neumáticos de un coche?

Cuando la presión de los neumáticos es correcta, se ahorra combustible y se evita el desgaste prematuro de los neumáticos. Esta pequeña precaución, que forma parte del mantenimiento ordinario del coche, te permite hacer que el coche dure más y conducir de forma más segura, para nosotros y para los demás.

¿Cómo sabes que algo anda mal? En primer lugar, la famosa luz de advertencia amarilla en el tablero es la primera señal de que es hora de revisar el juego de neumáticos. Otros factores son el consumo excesivo de combustible y la resistencia de la dirección al conducir.

La presión de los neumáticos del automóvil se mide con un instrumento especial, llamado manómetro. La elección del manómetro es entre manómetros digitales es manómetros tradicionales: los primeros permiten la lectura de la presión de los neumáticos mediante la lectura de un display simplemente con un botón, los segundos funcionan mediante la lectura de una barra graduada que indica la presión interna del propio neumático.

Para medir correctamente la presión de los neumáticos de tu coche hay algunos pasos recomendados: en primer lugar, es preferible que las ruedas del coche estén frías, de lo contrario corre el riesgo de distorsionar la medición.

Si las ruedas están frías, se puede proceder a la identificación de la válvula y su tapón. Una vez que el medidor se inserta en la válvula de presión de la llanta, indicará el valor de presión dentro de la llanta. Tenga cuidado de comprobar que no haya fugas de aire que distorsionen, junto con la alta temperatura, la lectura del manómetro.

La presión de los neumáticos debe ser aproximadamente igual al valor indicado en el folleto de uso y mantenimiento del vehículo. Si este es el caso, el manómetro se puede quitar de la válvula y cerrar con cuidado todo nuevamente. Si, por el contrario, la rueda está demasiado inflada o la presión de los neumáticos es mucho más baja que el valor prescrito, será necesario inflarla hasta el valor recomendado.

Cómo se infla una rueda

La pesadilla (o, más simplemente, el aburrimiento) de todo automovilista es tener que inflar un neumático. Para muchos, de hecho, ¡es un problema real! Cuando sucede que la presión de los neumáticos no es la correcta, la pregunta “????¿Cómo inflar una rueda? se enciende como una bombilla molesta en el cerebro.

Resolvamos el misterio entendiendo cómo se hincha una rueda en unos simples pasos:

  • si se da cuenta de que se hace necesario inflar la rueda, simplemente no extraiga el manómetro una vez realizada la medición sino accione la palanca que permite que el compresor del instrumento alcance el valor correcto para la rueda;
  • si, por el contrario, la rueda está demasiado hinchada, bastará con dejar salir el exceso de aire presente en la rueda a través de la válvula correspondiente mediante el propio manómetro.

No olvide que una rueda demasiado hinchada o, por el contrario, flácida puede romperse o romperse. Una buena práctica es también controlar la presión de la llanta de refacción para evitar eventos inesperados desagradables.

¿Quieres saber más sobre el tema o tienes preguntas que podamos responder? ¡Esperamos sus comentarios!

Deja un comentario